• 17 May

    6 cosas por las que renuncian los buenos empleados

    woman-2773007_640

    Es increíble la frecuencia con la que se oye a los gerentes quejarse de que sus mejores empleados se van, y tienen toda la razón en hacerlo: pocas cosas son tan costosas y perjudiciales para una empresa como dejar ir a un buen empleado. Los gerentes tienden a culpar de sus problemas de rotación de personal a todo lo que está bajo el sol, al tiempo que ignoran el factor clave de la cuestión: la gente no deja el trabajo; deja a los jefes. La buena noticia  es que esto puede evitarse fácilmente.

    Todo lo que se requiere es una nueva perspectiva y un esfuerzo adicional por parte del gerente. Primero, entendamos seis cosas que hacen los gerentes para que sus buenos empleados renuncien y se vayan con la competencia.

    1. Sobrecarga de trabajo a los buenos empleados.

    people-3370833_640  

    Nada quema más a los buenos empleados que trabajar demasiado. Es muy tentador trabajar duro con las mejores personas que se cuenta, y los gerentes frecuentemente caen en esta trampa. Sobrecargar de trabajo a  los buenos empleados puede ser negativo para el desarrollo de la empresa; los hace sentir como si estuvieran siendo castigados por tener un buen rendimiento. El exceso de horas de trabajo es contraproducente. Una nueva investigación de la Universidad de  Stanford muestra que la productividad por hora disminuye drásticamente cuando la semana laboral supera las 50 horas, y la productividad cae más después de las 55 horas.  Los aumentos, ascensos y bonos son formas aceptables de recompensar la carga de trabajo, siempre y cuando no  sea excesiva. Si simplemente aumenta la carga de trabajo porque las personas tienen talento, sin cambiar nada, buscarán otro trabajo que les brinde lo que merecen.

    2. No demuestran interés por sus empleados. 

    office-3370835_640

    Más de la mitad de las personas que dejan su trabajo lo hacen debido a la relación con su jefe. Las compañías inteligentes se aseguran de que sus gerentes sepan equilibrar lo profesional  con lo personal. Estos son los jefes que celebran el éxito de un empleado, se identifican con aquellos que atraviesan tiempos difíciles y desafían a las personas, incluso cuando duele. Los jefes que no se preocupan por sus empleados siempre tendrán altas tasas de rotación. Es imposible trabajar para alguien más de ocho horas al día cuando no está personalmente involucrado y no le importa nada más que su rendimiento y la producción.

    3. No honran sus compromisos. 

    board-2449726_640

    Hacerle promesas a la gente pone al gerente en la fina línea que se encuentra entre hacerlos muy felices y verlos despedirse. Cuando se mantiene un compromiso, crece ante los ojos de sus empleados porque demuestra ser confiable y honorable (dos cualidades muy importantes en un jefe). Pero cuando ignora su compromiso, se dan cuenta de que es hablador, indiferente e irrespetuoso. Después de todo, si el jefe no cumple con sus compromisos, ¿por qué los demás?

    4. Contratan y promueven a la gente equivocada. 

    woman-1594711_640

    Los empleados buenos quieren trabajar con profesionales afines. Si los gerentes no contratan a buenos trabajadores, esto desmotiva a  quienes si cumplen.  Ascender o promover a las personas equivocadas es todavía peor,  puede ser un insulto masivo. No extraña que esto haga que los buenos empleados busquen para donde irse y al final, se vayan.

    5. Fallan en desarrollar las habilidades de los buenos empleados. 

    business-3365365_640

    Cuando se les pregunta a los gerentes sobre su falta de atención hacia sus mejores empleados, intentan excusarse usando palabras como «confianza», «autonomía» y «empoderamiento». Esto es un grave error. Los buenos gerentes  prestan atención y están constantemente escuchando y retroalimentando. Cuando tenga un empleado talentoso, depende de usted seguir buscando áreas en las que pueda mejorar para ampliar su conjunto de habilidades. Los empleados más talentosos  también requieren comentarios.

    6. No desafían intelectualmente a sus mejores empleados. 

    action-3435773_640

    Los grandes gerentes establecen metas elevadas que empujan a las personas fuera de su zona de confort. Cuando personas talentosas e inteligentes se encuentran haciendo cosas que son demasiado fáciles o aburridas, buscan otros trabajos que desafíen su intelecto.

    En conclusión, si desean que sus mejores empleados se queden, deben pensar cuidadosamente sobre cómo los tratan. Si bien los buenos empleados no suelen ser fáciles, su talento es un importante activo para la empresa. Tiene que hacer que quieran trabajar para usted. ¿Por qué otras razones se van los buenos empleados? Por favor comparta sus pensamientos en la sección de comentarios, usted es  la mejor fuente de información, así todos podemos aprender de los errores y evitar que se nos escape un buen empleado.